cuando bebes Coca-Cola

Parodiando su campaña “Destapa la felicidad”, el artista gráfico nos muestra de la manera más explícita posible todas aquellas partes de nuestro organismo que se ven perjudicadas, de una u otra manera, por el consumo de Coca-Cola. Entre ellas se incluyen el hígado, el cerebro, la vejiga, el estómago, los ojos, el intestino grueso, el intestino delgado, la piel, los riñones, los huesos, el corazón y el páncreas.

Con tan solo una lata, nuestro cuerpo recibe nada menos que el equivalente a 10 cucharadas de azúcar de golpe: esa glucosa eleva los niveles de insulina y transforma en grasa todo el azúcar alojado en el hígado.

La presión arterial aumenta como consecuencia de lo anterior, lo cual bloquea los receptores de adenosina (molécula que juega un papel clave en el proceso del sueño), provocando que nos sintamos en estado de alerta y suframos de insomnio.

El ácido fosfórico se une al calcio, al magnesio, al sodio y al zinc en el tracto digestivo, forzando al organismo a eliminar rápidamente este exceso de nutrientes a través de la orina. Esto sobrecarga la vejiga, a la vez que el desequilibrio producido por la pérdida repentina de todas esas sustancias puede acabar generando multitud de enfermedades, tanto físicas como emocionales.

El agua carbonatada dispara nuestras secreciones estomacales y aumenta la acidez del jugo gástrico, lo que se puede traducir en dolores de estómago y en las consabidas flatulencias.

Por una parte, el aspartamo (un sustituto del azúcar) se descompone en metanol y fenilanina, sustancias peligrosas que pueden llegar a destruir el nervio óptico, con la consiguiente ceguera. De otra, el ácido ortofosfórico (utilizado para desatascar tuberías), puede provocar severas irritaciones en piel y ojos.

El mensaje, como deja claro el propio autor de la imagen en su página web, es “que por fin seamos capaces de dejar de beber este veneno, ¡de una vez por todas!”

Si te ha parecido interesante, ¡COMPARTE ESTE ARTÍCULO!

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *