img32587

En la caseta de peaje Camargo, cerca de mil ciudadanos se manifestaban contra el “gasolinazo”.
Buscando liberar la circulación, llegó el cuerpo Antimotines de la Policía Federal.
De forma increíble, lejos de enfrentarse a los uniformados, los casi mil manifestantes elevaron sus manos para mostrar que no portaban armas, se hincaron y cantaron el Himno Nacional a una sola voz.
De acuerdo con medios locales, la acción causó tal desconcierto en las fuerzas del orden que lo único procedente fue ceder y entablar negociaciones con los líderes, dejando un episodio de protesta para la historia.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *